food + i

Miguel Ángel Cubero -CEO Ingredalia SL

food + i > Actualidad > Noticias > Entrevistas > Miguel Ángel Cubero -CEO Ingredalia SL
11 de abril de 2022
 

Este tipo de empresas tiene que estar compuesta por gente optimista y que no abandone cuando aparezca la primera piedra en el camino, porque aparecen, pero se pueden rodear, saltar o pulverizar, con tiempo, ciencia, tecnología y ánimo”

Señas de identidad de INGREDALIA 

Ingredalia es una empresa innovadora de base tecnológica con sede en Milagro (Navarra), constituida en 2017 que ha apostado por poner en el mercado ingredientes funcionales naturales desarrollados a partir de subproductos vegetales de empresas agroalimentarias.

Miguel Angel ¿nos puedes explicar cómo surge Ingredalia y cuáles son vuestras principales líneas de negocio y productos en los que estáis trabajando?

Ingredalia nace realmente de dos pilares: la investigación y la industria. La investigación en la forma del centro Tecnológico Tecnalia, y la industria en forma de TRASA, que nació a su vez de lo que ahora es ALINAR como empresa para buscar una salida de valorización a los subproductos de la industria del Valle del Ebro, básicamente Navarra y La Rioja.

Ambos pilares habían trabajado tanto de forma conjunta como paralela, y decidieron unir sus desarrollos basados en Broccoli para crear Ingredalia.

A estos dos fundadores se unieron, en 2019, 10 empresas y particulares muy ligados al sector agroalimentario, entre los que podemos citar a Desarrollos e Inversiones Extremiana, Grupo Virto, Conservas de Viuda de Cayo, Conservas Ferba, Conservas El Navarrico y Conservas EL Chaval, además de particulares entre los que, desde el año pasado, me cuento.

La empresa se fundo con una patente y desarrollos no patentados basados en la recuperación de dos familias de compuestos del broccoli.

Por un lado, los glucosinolatos, y en concreto uno, la glucorafanina, que acaba generando en nuestro intestino sulforafano, molécula muy activa en nuestro metabolismo y con mas de 500 estudios clínicos validados por el mundo científico. Por otro lado, polifenoles, para poder sustituir conservantes de origen sintético.

Estamos ya trabajando en nuevas líneas de producto, unas basadas en polifenoles de otros orígenes vegetales, como pueden ser el cardo o los pimientos, pero también hemos iniciado ya proyectos para recuperar la fracción de proteínas presente en los subproductos de crucíferas como son el broccoli o la coliflor.

No olvidemos que la pérdida alimentaria, aquello que se pierde en el proceso de transformación del producto que se recoge en el campo para que pueda llegar a los  lineales de los supermercados, puede llegar a niveles muy altos y es una gran fuente de compuestos activos.

En el caso del Broccoli, estamos hablando de casi un tercio o mas de lo que se recoge en campo, pero otros vegetales como el cardo o la alcachofa pueden llegar a ser de mas del 50%. La riqueza que estamos desperdiciando porque la tecnología no puede aprovecharla es inmensa, y es nuestra misión empresarial recuperarla y ponerla en valor.

Últimamente habéis cosechado muchos premios y reconocimientos como recientemente los Premios Ingenia Startup…   ¿Qué es lo que hace a Ingredalia un proyecto diferente, tan Innovador?

Lo que nos hace diferentes son, en nuestra humilde opinión, tres factores: uno, que somos la única empresa a nivel mundial que recupera estos ingredientes a partir de subproductos de la industria agroalimentaria, lo que ahora llaman “upcycling” y que no es mas que refrendar los orígenes de la empresa, recuperar el valor de lo que ya estamos haciendo y no aprovechamos.

Es algo en lo que creemos y estamos seguros que se puede hacer, y de ahí nuestro espíritu innovador. Siempre recuperaremos ese valor.

Segundo, nuestra tecnología para vehicular los glucosinolatos, que constituyen la patente con la que se fundó la empresa, ya que conseguimos que lleguen los productos con efecto biológico donde son mas efectivos, ya que si comemos broccoli también generamos sulforafano, pero mas del 99% se pierde en el camino, mientras que con nuestra tecnología de doble microencapsulado entérico se protege hasta el punto correcto de absorción en nuestro organismo.

Por ello, 1 Kg de nuestro ingrediente Sulforaphan Smart puede llegar a equivaler, en capacidad de generación del compuesto activo, mas de 2 Tn y hasta 5 Tn de Broccoli fresco, con lo que dosis que se debe tomar de nuestro ingrediente es muy baja, del orden de miligramos, para poder tener efectos saludables

Y tercero, nuestro modelo de negocio, ya que hemos conseguido validar la patente sin realizar inversión en maquinaria, buscando socios tecnológicos que tuvieran los procesos unitarios, y con los que hemos podido ver que la patente se podía industrializar y empezar a producir, y apostar en la inversión por las tecnologías realmente disruptivas.

En un momento donde el sector está en permanente evolución. 

¿Qué oportunidades de mercado crees que se abren en estos momentos para vuestra gama de productos?

El mercado esta buscando activamente productos como los que estamos empezando a vender, ya que se buscan ingredientes de origen natural y que tengan una base científica.

Actualmente, estamos en la etapa de reproducir varios estudios, tanto preclínicos como clínicos, para demostrar que todo el proceso realizado y nuestra tecnología es igual o mas eficiente que los productos que se han utilizado en los estudios clínicos en el pasado, que en más de un caso no era mas que broccoli deshidratado y que no era tan eficiente como nuestro producto microencapsulado.

El papel de la innovación de la empresa en estrategia

Ingredalia es un claro ejemplo de cómo llevar la innovación al mercado, ¿Cuáles son los principales obstáculos que existen en este proceso? ¿Dónde están las claves para superar estos obstáculos?

Cuando vas al mercado con un ingrediente o proceso realmente innovador, la verdad es que se abren las puertas fácilmente pero también existe una resistencia a dicha innovación, ya que muchos posibles clientes no acaban de entender el producto.

Así que se debe pasar por una fase casi de evangelización para dar a conocer el producto y la historia que tiene detrás y de donde ha surgido.

Y no solo a clientes, también a las administraciones publicas, que deben asegurar que lo que entra en la cadena alimentaria, bien como suplemento alimenticio bien como alimento funcional, no ha de suponer ningún problema al consumidor ni causarle daño, evidentemente.

Todo esto implica muchas pruebas, análisis así como el apoyo de expertos tanto del sector como de sectores afines.

Y, aunque parezca muy simple, la clave esta en creer en lo que se hace y en el producto, y no perder el foco ni el optimismo.

Este tipo de empresas tiene que estar compuesta por gente optimista y que no abandone cuando aparezca la primera piedra en el camino, por que aparecen pero se pueden rodear, saltar o pulverizar, con tiempo, ciencia, tecnología y animo.

Llevas muchos años vinculado a la I+D, ahora como máximo responsable de Ingredalia ¿Cómo visualizas la innovación y que aporta a tu compañía?

La innovación es una cultura empresarial, es algo que debes entender y casi respirar en el ambiente de la empresa. 

Nadie innova solo, hace falta tanto un equipo como socios y compañeros de viaje, que pueden ir desde otras empresas, asociaciones empresariales como FIAB, Alinar o el Clúster FOOD+i, centros tecnológicos y universidades, e incluso la administración pública, a través de grandes herramientas para apoyar a las empresas innovadoras como son agencias como el CDTI, entre otras.

Y no podemos olvidar a aquellos accionistas que crearon la empresa y siguen aquí, apoyándonos, y dándonos sus ánimos e ideas para seguir avanzando

Ingredalia sin innovación no seria Ingredalia, seria un simple procesador que no buscaría mas allá que hacer procesos muy básicos. Siempre nos preguntamos que mas podemos encontrar, que mas podemos desarrollar, y a quien podemos encontrar en el camino para ayudarnos mutuamente a seguir avanzando

En los próximos años ¿Dónde vais a focalizar vuestro esfuerzo en I+D+i? ¿Qué objetivos os gustaría alcanzar?

Nuestros esfuerzos en los próximos años serán la creación de nuestras propias instalaciones productivas, que tengan una gran parte de innovación y tecnologías disruptivas, para seguir probando las cosas al límite de la tecnología y la ciencia, para dar mas valor a lo que la industria ya está produciendo.

Y dentro de esta línea, nos gustaría ser un referente dentro de las proteínas de origen vegetal, recuperadas como no puede ser de otra manera por nuestra parte a partir de los subproductos, para poder dar una alternativa mas sostenible a ciertas opciones actuales, como pueden ser la soja o el guisante.

Y como empresa, que seamos aquella pequeña start-up en quien todo el mundo piensa cuando quiere buscar como aprovechar lo que se esta perdiendo en el proceso de transformación, sin querer decir que se este trabajando mal sino para llevar la tecnología y los procesos al siguiente nivel de la sostenibilidad bien entendida.

Ventajas de la colaboración en entornos complejos

Ingredalia es socio de FOOD+i ¿Cuáles son los principales beneficios de pertenecer a un entorno colaborativo?

Creo que me he adelantado a esta pregunta, ya que ya he indicado que colaborar es esencial para poder innovar y tener una clara visión de conjunto tanto del sector en el que estamos, como del mercado al que nos dirigimos, y poder hacer innovación que sea realmente de valor y disruptiva.

Y esa red de colaboración que se acaba creando es uno de los grandes valores que tiene, en nuestro mundo, una empresa.

 En muchos casos, incluso mas que los propios productos que acaba comercializando, ya que esa red le permitirá sobrevivir a problemas y cambios que aparecerán, por que nada funciona igual para siempre y hay que saber adaptarse, y para ello los compañeros de viaje son una herramienta imprescindible.

Colaborar en un entorno tan competitivo como el que vivimos resulta un reto

¿Cuáles crees que son los principales puntos a tener en cuenta para tener una mente colaborativa?

Dejar de pensar en que se lleva cada empresa, sino como avanzamos en los objetivos a largo plazo de todas las empresas y sobre todo, de la sociedad y el sector agroalimentario.

Hay que darse cuenta que es imposible saber de todo y ser experto en todo, así que siempre hay que buscar el socio que aporte ese conocimiento, ese valor, que te encantaría tener pero no tienes, y con el que puedes avanzar tus propios proyectos no solo mejor sino mas rápido

 Y en esta filosofía, tener claro que el valor que se crea se puede y debe compartir, no acaparar. Ese punto de generosidad es básico para las mentes colaborativas, en mi humilde opinión.